Radio Universidad Online

Las personas que conviven con una adicción pueden transformar sus vidas

Para Cristian, un joven de 20 años, originario de Managua, la etapa de su adolescencia no fue como la esperaba. Su entorno familiar era violento; su papá era alcohólico y consumidor de drogas, fumaba en frente de él, les gritaba y exigía dinero para comprar alcohol y marihuana. Fue ese difícil entorno el que propició que él también se sumergiera en ese mundo.

Sin embargo, escuchar un testimonio junto a un mensaje de motivación llevó a este joven a tomar una decisión de cambio; Cristian logró romper la red que lo tenía atado y hoy es un líder comunitario que a través de su testimonio ha impactado la vida de muchos jóvenes que estaban sumergidos en el mundo de las drogas.

Anthony, un joven originario de Waspán también era consumidor de sustancias sicoactivas y cuando no tenía para comprar se dedicaba a asaltar en la zona para poder obtenerla; luego de un proceso de educación, Anthony ya no convive con la adicción y es fundador de una asociación de alcohólicos anónimos que ayuda a personas que se encuentran en la adicción del consumo de sustancias alucinógenas en Managua.

Cristian, continuó sus estudios técnicos y ahora trabaja en un taller de refrigeración y Anthony iniciará su carrera profesional en este 2019, según informaron personas cercanas a él.

Fotografía: Cortesía

Muchas historias de vida como estas, fueron transformadas a través de la campaña “Cambia ahora, solo hazlo” impulsada por la Fundación para la Autonomía y el Desarrollo de la Costa Atlántica de Nicaragua (FADCANIC), durante el año 2018.

Para Sasha Castillo, vice coordinadora del proyecto, el enfoque de la campaña fue de educación y prevención de uso de drogas y violencia de todo tipo. “Desde el inicio creemos en las personas, en el poder del cambio, vemos como desde nuestras actitudes y prácticas influyen en las familias, en el barrio y comunidad”, añadió Castillo.

Para lograrlo, se tuvo que trabajar desde los espacios a través de actividades culturales, deportivas, talleres, sesiones de autorreflexión, videos foros, auto cuido, mensajes de prevención, entre otras herramientas que permitieron el desarrollo del proyecto, señaló la vice coordinadora.

Esta campaña tuvo presencia en nueve municipios del país entre estos; Bluefields, Laguna de Perlas, desembocadura del Rio Grande, Waspán, Bilwi, Prinzapolka, Managua, Ciudad Sandino y Mateare.

Según Sandra Chavarría, líder comunitaria de Managua, este proyecto ha contribuido a disminuir los actos de delincuencia en barrios peligrosos de la capital. “Nuestro barrio era muy conflictivo, este proyecto ha ayudado a mejorar, hacemos charlas y ya no hay rivalidad, sino más historias de vida que contar”, dijo la líder.

Por su parte, Maxwelth Bermúdez, joven de 16 años uno de los participantes de las actividades de la campaña, explicó que le encanta la poesía y manifestó que a través de este proyecto ha transmitido ese mensaje de prevención a la juventud sobre el consumo de drogas.

“En mi vecindario hay muchos chavalos en las drogas, me da tristeza, cuando hablo con ellos, les digo que no lo hagan y a través de la poesía tengo que demostrarle al mundo que el consumo de drogas es muy malo y tenemos que cambiar”, dijo el joven.

La campaña tuvo un alcance de 27 mil personas de forma directa y más de 39 millones de manera indirecta a través de redes sociales y medios de comunicación. La campaña fue financiada por la agencia de Cooperación de los Estados Unidos USAID, durante más de 4 años de ejecución del proyecto, indicó la vice coordinadora.

Deja un comentario