Radio Universidad Online

Crisis sociopolítica y sanitaria en Nicaragua ahoga a Mipymes

Las y los representantes de micro y pequeñas empresas Mipymes independientes aglutinados en la Cámara de Industrias de Nicaragua (CADIN), expresaron que ante el deterioro sociopolítico y económico del país iniciado en abril de 2018 y la agudización por la pandemia del Covid-19, el sector de Mipymes ha tenido “consecuencias demoledoras en la economía de las familias y de las empresas nicaragüenses”.

“La crisis también ha golpeado alarmantemente la situación económica y financiera de las Mipymes que siempre han jugado un papel importante en el sostenimiento de la economía nacional”, manifiestan en la proclama expuesta ante los medios de comunicación este martes 28 de abril de 2019.

Los agremiados detallan que en el sector los efectos son visibles en los cierres de numerosas empresas y reducción a niveles mínimos de operación, “obligando al desempleo a una enorme cantidad de trabajadores. Los costos de las pequeñas empresas se han incrementado desproporcionadamente debido a la reforma fiscal y las ventas se han desplomado debido a la profunda crisis económica y social”, indica la misiva.

Según lo detallado por las Mipymes estos están soportando un fuerte incremento en los costos de la producción, lo que los ha llevado de forma rápida a la quiebra y otros que aún sobreviven a pesar de la situación.

Ante estas afectaciones hicieron un llamado a las autoridades del país, mediante una proclama suscrita por la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), Cámara Nacional de Turismo (CANATUR),Cámara de Industrias de Nicaragua (CADIN), Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (ANIFODA), Instituto de Desarrollo Empresarial (INDE) y la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua APEN,  firmada el 21 de abril de 2020, en donde demandan una reducción de las tarifas eléctricas de los hogares, “y unidades económicas para aliviar la carestía de la vida del pueblo y mejorar la competitividad empresarial”.

Las Mipymes también demandan al gobierno que se apruebe un plan de contingencia de medidas de alivio a la población y al sector, reducir de manera inmediata las tarifas de energía eléctrica en un 20%.  Además, enfatizan que el desplome del precio del petróleo debe hacer posible que el pueblo se beneficie de las reducciones sustantivas “en los precios del Gas butano y combustibles”.

Igualmente piden que se suspendan temporalmente, ante la crisis, el cobro de todos los servicios básicos por un periodo de 6 meses. Añaden que debe existir disminución de la carga tributaria que está encareciendo los productos de la canasta básica, otorgar un periodo de gracia a las empresas del sector Mipyme para el pago de impuestos en la DGI y las alcaldías.

Ante la pandemia del Covid-19 le exigen al Gobierno que siga las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS y la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

Despidos y cierre de negocios

Ángel Hernández, de trabajadores por cuenta propia, organizado en la Mipymes independientes, dijo que los más de 6 mil despedidos en las zonas francas están afectando la economía de los hogares

“Si antes a un trabajador por cuenta propia nos daban algún trabajo, ahora no, por lo que ahora las cosas se han puesto mucho peor”, dijo Hernández.

“Hay gente que necesita reparar sus casas, pero no puede. Dicen que hasta que la situación se componga. De manera que la situación hay que resolverla urgentemente, y se hace luchando para que este gobierno dé solución a los temas planteados”, expresó el agremiado.

Por su parte Karla Quiñonez, del sector textil, añadió que las más afectadas son las familias de escasos recursos que contaban con un trabajo que les garantizaba al menos la alimentación diaria por medio de salarios básicos.

“Hemos mandado a los trabajadores con un acuerdo de suspensión laboral entre ellos. Tenemos el problema del acoso por parte de instituciones de gobierno que al no tener liquidez para pagar hemos tenido que priorizar el pago de nuestros empleados para cumplir, para que ello puedan gozar de manutención para las familias”, subrayó Quiñonez.

Además, dijo que en el caso del sector textil o vestuario, muchas de las empresas con esta pandemia están cerradas, “sin operaciones, las empresas a las que nosotros le vendemos han dejado de comprar, por lo tanto, estamos en cero actividades”, dijo.

Explicó que el acoso fiscal no se detiene y que “esto representa una catástrofe fiscal la que se avecina, las familias se quedan sin sus fuentes de ingreso y con esto las familias son las más afectadas”.

Por: Lester Arcia

Deja un comentario