Radio Universidad Online

Disminuye proyección de crecimiento económico de Nicaragua

La proyección de crecimiento en el ámbito económico ha disminuido, por diversas situaciones en el último quinquenio. Recortes en los préstamos de organismos multilaterales, disminución en la cooperación de ciertos países, y la inflación que merma dicho crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), en opinión del economista y ex embajador de Nicaragua ante los Estados Unidos, Arturo Cruz.

De acuerdo al economista, una de las amenazas al crecimiento económico podría ser el proyecto de ley conocido como Nica Act, cuyo nombre es Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA), el fue presentado por la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen y por el congresista demócrata Albio Sires, y pretende que Estados Unidos vote en contra de los préstamos que el gobierno de Nicaragua busque ante entidades financieras multilaterales.

EE.UU conoce el historial de los grandes conflictos que se viven en el triángulo norte de Centroamérica, esto pone en tela de juicio el hecho de aprobar la Nica Act. para los congresistas, esto complicaría aún más la tensión que vive la región. Hay que reconocer que los norteamericanos quieren estabilidad diplomática para beneficiar las relaciones internacionales entre los Estados, sostuvo Cruz.

A pesar de la proyección imperial que tiene Norteamérica, respeta el hecho de la corriente ideológica a la que pertenezcan los dirigentes de los Estados centroamericanos, siempre y cuando sean gobiernos funcionales, opina el ex diplomático nicaragüense.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Nicaragua y con esta propuesta de ley vendría a desestabilizar económicamente el país. Pero, ¿cuán efectiva sería?

Si EE.UU. logra bloquear los préstamos y donaciones del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que en los últimos años han representado entre 230 millones y 250 millones de dólares, la inversión pública se desplomaría, ya que según estimaciones del economista Adolfo Acevedo, el 52 por ciento de la inversión pública en Nicaragua se financia con estas fuentes que quedarían bloqueadas.

Comencemos a cuestionarnos ¿Qué tanto ha cambiado la política de Estados Unidos hacia Nicaragua con este nuevo gobierno de Donald Trump? Tomando en cuenta los meses de gobernanza o si el Estado sigue la misma política. Muchas veces se dice que el presidente puede ser diferente pero la política es la que hace la diferencia.

Cruz, nos orienta ver hacia la administración Trump como el guía de una política exterior,  en función a Nicaragua no es lo acertado, sino que, hay que poner la mirada en el congreso, donde, existe una suerte cabal de 5 ó 6 congresistas  de origen cubano  que han tenido sus fijaciones en el tema de Nicaragua y sobretodo en el caso de Ros-Lehtinen.

En el Senado también hay dos representantes de origen cubano que son el senador Ted Cruz y  Marco Rubio, pero también 22 republicanos que tienen cargos relevantes y que en el tema de Nicaragua tienen sus fijaciones.

Sin embargo, para el congresista demócrata Albio Sires, la ‘Nica Act’ tiene justificación pues “Daniel Ortega y su familia continúan acumulando gran cantidad de riquezas, mientras que Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre del Hemisferio Occidental”.

Tomemos en cuenta que el PIB de Nicaragua es 13 miles de millones de dólares, para la segunda economía más pobre del hemisferio, también significaría un duro golpe a la inversión nacional o extranjera y también para la imagen de Nicaragua como tal.Entonces, muy pocos grupos de inversores se atreverían a poner su dinero en un país que está en semejante situación frente a Estados Unidos, que además es su principal socio comercial, dice Cruz.

Por otro lado, los gobiernos de Venezuela y Nicaragua han estrechado sus relaciones diplomáticas en los últimos 10 años, debido a la llegada del actual mandatario nicaragüense al poder. Desde entonces, Ortega es el principal aliado político y económico del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Centroamérica, y lo fue de su predecesor, el fallecido comandante Hugo Chávez.

Arturo Cruz, expresó que los acuerdos que Nicaragua hizo con el FMI y con el mandatario Chávez, le permitió tener un presupuesto formal negociado con el Fondo Monetario y al mismo tiempo tener un fondo paralelo que se negociaba con Venezuela. Esto último propició un crecimiento económico constante beneficiando a distintos sectores de la sociedad nicaragüense, y por supuesto tanto a la inversión privada como extranjera.

La cooperación venezolana es canalizada a través de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua (Albanisa), que se encarga de suministrar combustible subsidiado para beneficiar en costos de operación a la economía nicaragüense.

Recientemente, el aliado estratégico de Nicaragua como es Venezuela ha tenido ciertos desajustes económicos, por tanto, la ayuda venezolana ha ido disminuyendo de forma significativa en los últimos dos años y hasta ahora no ha generado un problema para la proyección de crecimiento nicaragüense.

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, expresó recientemente que la disminución de los flujos de cooperación venezolana no afectó el crecimiento de la economía de Nicaragua en 2016.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un crecimiento económico del 4,5 % para Nicaragua en 2017, por encima del 3,9% de Centroamérica, lo que fue avalado por el BCN, que calcula un 4,5% a un 5% en este mismo año.

Este año las exportaciones marcarán la diferencia, considerando los resultados del primer trimestre de 2017 cuando el país generó US$772 millones por exportación, un monto superior en 32.5% en comparación al mismo período de 2016. El sector exportador será una de las fortalezas para aumentar el dinamismo a la economía nicaragüense, de acuerdo al análisis que hizo el economista Cruz.

 

 

 

Deja un comentario