Radio Universidad Online

Muchos nicaragüenses están priorizando sus compras en ésta crisis

La economía familiar en Nicaragua está en riesgo. Miles de personas han perdido sus empleos y los  productores sus financiamientos, pero además los precios de alimentación y servicios básicos aumentan cada día, todo por la crisis sociopolítica que enfrenta el país. Según advierten economistas consultados por Radio Universidad.

En este tiempo de crisis “no estamos para lujos”, por lo que recomiendan administrar muy bien los ingresos en lo más necesario para el bienestar familiar.

Para David López, un economista de oficio, habitante de Managua, debido a la crisis, los planes para este año en su familia tuvieron un cambio, dado que solo él labora fuera de su casa, su esposa es trabajadora del hogar y se encarga del cuido de sus dos hijos.

Hemos tenido que replantear nuestros planes, ahora estamos priorizando las necesidades más latentes para la familia debido que los cambios reales se han mermado y todos los gastos de alimentación y gastos básicos han aumentado”, afirma David.

Yasmina Pérez, es otra habitante de Managua, de 34 años, quien es una cocinera de oficio,  también señala que el consumo ha bajado un poco en su familia, “yo quedé desempleada, mi papá solo mantiene la pensión reducida de 2 mil 300  córdobas mensuales, hemos tenido de comprar menos,  ya no compramos como antes, tratamos de mantener lo básico el arroz, los frijoles y el aceite” dice la cocinera.

La crisis sociopolítica ha tenido un impacto negativo en el consumo familiar, aproximadamente 120 mil personas han perdido su empleo y se ha contraído cerca del 30% en consumo, según explica el experto en economía, Luis Murillo.

Sectores Afectados

Los sectores económicos más afectados son; el turismo con más del 50% de la actividad económica, el sector construcción que había tenido un crecimiento de 17% y ahora la mano de obra familiar se quedó sin ingreso,  además el sector comercio se ha desacelerado, afectando el funcionamiento de la economía familiar, indica Murillo.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) redujo de un 4,5 % a un 1% su previsión sobre el crecimiento de la economía, como resultado de los disturbios iniciados el 18 de abril pasado, y calculó las pérdidas económicas en más 400 millones de dólares.

También la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) proyectó que, si el conflicto continúa el resto del año, debido a la falta de voluntad política, la economía decrecerá en 5.6%.

Entonces, ¿De qué vivirá la Población?

En nicaragua pobladores buscan como ganarse la vida / Radio Universidad

Nicaragua sobrevive de la economía de subsistencia, al menos dos o tres miembros se encuentran en el sector informal, que de alguna u otra manera se ganan la vida y los otros ingresos son remesas familiares por lo menos el 45 o 50 % de la población reciben algún tipo de remesa, eso incrementa el 10 % el flujo de remesa en el país, más de Un mil 500 millones de dólares, sosteniendo la economía a nivel nacional y familiar, destaca el economista Murillo.

El Banco Central de Nicaragua registró que, entre abril y junio de este año 2018, el aporte de las remesas aumentó en 9%. En ese segundo trimestre, el país percibió US$371.2 millones, superando los US$341.2 millones en el mismo período de 2017.

Expertos recomiendan

“Ante esta crisis es necesario realizar un plan de presupuesto y ahorro, hay que priorizar gastos de alimentación, salud y educación”, afirma Luis Murillo.

“Al quedar desempleado, empezaría a innovar y emprender, la liquidación no sería para andar dándome lujos, ni hacer gastos innecesarios, esto me serviría como un capital semilla para emprender un negocio familiar alternativo que me pueda sufragar algunas necesidades en el momento y paralelamente buscar empleo”, señala David López.

Ante el aumento de costos de productos de la canasta básica, Rubén Arriola del Centro Jurídico de Ayuda Social al Consumidor, recomienda a la población realizar cotizaciones en los diferentes mercados, de la misma manera, “se deben fijar en el marcador digital de las bombas de combustibles, exigir que los medidores de energía estén ubicados a 2.5 metros de altura, para que se pueda realizar la verificación de la lectura y el medidor, así evitar alteraciones”, añadió Arriola.

Según los economistas consultados, de no resolverse la crisis que enfrenta Nicaragua, la economía va sufrir una contracción un 3.5 % a 3.8%, produciendo una economía deprimida, sin empleo y financiamiento, en la espera de un alto nivel de pobreza, exclusión y expulsión. “Los que quedaremos en el país seremos sujetos de una presión política y económica que llegaremos a un momento que se nos hará difícil conseguir para comer”,  aunque suena duro, es una realidad afirmó Luis Murillo.

Deja un comentario