Radio Universidad Online

El Chimborazo una comunidad sin derechos

Por Tamara Mayorga Dubón

Desde las cuatro de la mañana antes de la puesta del sol, Juana Isabel Castro Vásquez de 25 años de edad, aliña sus alimentos para una larga jornada de trabajo en el campo, quien ha sido una víctima más del trabajo infantil, la exclusión escolar rural, y una alimentación no adecuada además de falta de acceso al agua potable en la comunidad el Chimborazo ubicada en el departamento de Jinotega.  Ella ha trabajado desde los ochos años como cortadora de café, recibiendo un pago de 50 córdobas y en la actualidad trabaja como recolectora de hortalizas entre las que están: repollo, remolacha y zanahoria con un pago de doscientos córdobas el día.

“En el Chimborazo es normal trabajar desde temprana edad, debido a la falta de trabajo formal y los pocos recursos que poseen las familias” explicó Castro.  La comunidad del Chimborazo es un pequeño cerro con laderas empinadas y estrechos caminos de tierra que conectan con las casas de las familias numerosas del lugar.

Sus hogares están construidos mayoritariamente a base de madera y algunas otras de cemento; sus pisos son de tierra y techos de zinc que desde lejos se nota el deterioro que han tenido por el paso de los años, muchas familias utilizan eco fogones donados por el Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural Social para facilitar a la comunidad la elaboración de sus alimentos. Así mismo dentro de sus hogares carecen de colchones y algunos muebles necesarios.

Alrededor de estos hogares se pueden observar los cultivos de hortalizas especialmente de la zanahoria, por lo tanto, esta comunidad es conocida por las zonas aledañas como un lugar propicio para sembrar diversas hortalizas por la calidez del clima debido a la altura de este cerro que es de 1508 metros de elevación.

Senelia Balmaceda Munguía, Sicóloga clínica en salud y posgrado en psicología forense explicó que muchas de estas familias viven de manera limitada por la escasez de recursos económicos, alimenticios y educativos además no cuentan con medios recreativos para los niños y adolescentes, como una televisión, canchas deportivas o juguetes.

Según el economista y asesor Luis Gustavo Murillo afirmó que en Nicaragua los niveles de desempleo van del 7 y 7.4% según el último informe de FUNIDES realizado en julio de 2019, sin embargo, el Estado plantea el 4% de desempleo revalorizando el salario mínimo, por lo tanto, cada miembro de la familia desde el más pequeño hasta el más adulto se ve obligado a priorizar el sustento del hogar.

Además, la economía rural en la comunidad del Chimborazo es precaria debido a que la estructura familiar en el campo llega a extenderse entre ocho a diez personas, provocando la falta de servicios básicos y servicios de estructuras, aumentando los niveles de pobreza.

Jorge Mendoza abogado y vocero del consejo de coordinación de Codeni manifestó que los niños deben de estar protegidos por el estado por su condición especial de edad, al ser menores de edad deben ser los primeros en ser tomados en cuenta para el cuido de sus derechos humanos. “Los niños tienen el derecho de contribuir a las labores del hogar siempre y cuando esas actividades no interfieran en su proceso de socialización natural y en sus procesos de desarrollo académico cognitivo, es por eso que el estado debe de estudiar cuales son las condiciones del trabajo infantil a través de inspectorías” expresó Mendoza.

Arnín Cortez Morales, Coordinador de la licenciatura en Sociología y de la licenciatura en Trabajo Social y Gestión del Desarrollo de la Universidad Centroamericana expresó que “las causas asociadas a la problemática de trabajo infantil, a nivel socio familiar, socioeconómico y sociocultural responden a las distintas dinámicas propias de las comunidades rurales, sin embargo, estas acciones no justifican el trabajo infantil en estas zonas.”

LA EXCLUSIÓN ESCOLAR RURAL

La comunidad del Chimborazo cuenta con pocas escuelas que garanticen una educación de calidad, llegando hasta quinto grado de educación primaria, “el Estado es ineficiente a la hora de atender y proteger la educación en el medio ruralcomentó Morales,por esta razón diferentes organizaciones toman el rol que debería ejercer el Estado para la protección y el aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes en las zonas rurales, apoyándoles con talleres de educación sexual, alimentación, proyectos de desarrollo familiar para no recurrir al trabajo infantil y gestión de educación  multigrado.

«A pesar que la educación es carente, existen espacios de aprendizaje como algunas casas de enseñanza desde el hogar y que organizaciones han implementado para la educación de la comunidad para mejorar en un futuro sus condiciones laborales, aunque este sea incierto y así disminuir gradualmente el nivel de analfabetismo y pobreza en la zona» explicó Morales.

Morales señaló que, en el aspecto político institucional, las escuelas tienen responsabilidad de la permanencia escolar de los niños, de igual manera el Ministerio de Educación debe crear estrategias o mecanismos tales como: pasaporte escolar y matrícula universal.

El Artículo 119 de la Constitución Política de Nicaragua establece que “la educación es función indeclinable del Estado. Corresponde a éste planificarla, dirigirla y organizarla. El sistema nacional de educación funciona de manera integrada y de acuerdo con planes nacionales. Su organización y funcionamiento son determinados por la ley. Es deber del Estado formar y capacitar en todos los niveles y especialidades al personal técnico y profesional necesario para el desarrollo y transformación del país”.

Así mismo afirmó Morales, que las familias minimizan la educación de niños y niñas priorizando el sustento de la familia, siendo el núcleo familiar el agente directo en la violación del derecho a la educación, sin embargo, todos deben de aportar desde sus espacios políticos, socioeconómicos, socioculturales y socio familiares para el desarrollo del país puesto que es una problemática que afecta a todos como sociedad.

UN LARGO TRAYECTO PARA EL ACCESO AL AGUA POTABLE

En el Chimborazo el acceso de agua potable es casi nulo, los riachuelos debido a los pesticidas que se usan en los campos agrícolas, algunos se encuentran contaminados y por esta razón los pobladores recorren todas las mañanas y tardes dos kilómetros de distancia hasta llegar a un pozo, que les permite recolectar el vital líquido para su consumo diario.

La escasez de agua potable afecta su salud física debido al acarreo de agua, como tal es el caso de Castro quien expuso sus dolencias tras vivir el constante ajetreo de movilizar sus baldes de agua hasta su hogar esto le provoca dolores intramusculares, cansancio, estrés y dolores de cabeza, además esta situación coloca a los niños, niñas y jóvenes adultos en situación de vulnerabilidad, puesto que al encontrarse en caminos solitarios pueden ser víctimas de abuso y acoso sexual.

Mendoza explicó que en esos casos debe de prevalecer la protección que en principio los padres y familiares deben de darles a los niños y adolescentes en el país porque ellos también son llamados a responder por las violaciones a derechos humanos.

La pediatra Elia Urbina Jarquín expresó que en las comunidades rurales es en donde más prevalecen los casos de escasez de agua potable por lo tanto esto generará mayores complicaciones en la salud de los pobladores teniendo más incidencia en los niños y niñas, de igual forma desencadena enfermedades crónicas de la piel porque no mantienen un aseo personal constante a cómo debería ser.

INSUFICIENCIAS ALIMENTICIAS

Zanahorias, remolachas, maíz, brócolis, repollos y el pipián forman parte de la ingesta básica de los hogares del Chimborazo, insuficientes para el desarrollo de todo ser humano, la doctora Urbina recalcó que «todas las personas y aquellas que especialmente están en crecimiento y desarrollo necesitan todas las proteínas, carbohidratos y calorías para adquirir los nutrientes necesarios”.

Castro hizo hincapié que en su zona hay temporadas en que la comida escasea debido a los fenómenos naturales que destruyen las cosechas, puesto que la única fuente de trabajo es el agrícola, por lo tanto, se ven en la obligación de almacenar los alimentos dos meses antes del fenómeno, sin embargo, este escenario en el que se encuentran los pobladores es incierto porque un día pueden agotarse estos alimentos quedando sin abastecimiento.

Las consecuencias de una mala alimentación pueden desencadenar múltiples patologías tales como una desnutrición leve o severa, enfermedades respiratorias, diarreicas e insuficiencias renales, dejando secuelas en la vida de los pobladores, disminuyendo su calidad y años de vida.

Según el artículo 63 de la Constitución de Nicaragua establece: “Es derecho de los nicaragüenses estar protegidos contra el hambre. El Estado promoverá programas que aseguren una adecuada disponibilidad de alimentos y una distribución equitativa de los mismos”.

Balmaceda, argumentó que no es posible una salud mental sana sin una adecuada alimentación, provocando problemas cognitivos a corto y a largo plazo, influyendo directamente en las actividades cotidianas del ser humano, además con estas limitantes disminuye la posibilidad de tener algún éxito en la vida.

UN TRABAJO DE TODOS

Existen términos normativos a nivel general y mecanismos para defender los derechos humanos de los habitantes de esta zona rural, pero en las actuales circunstancias de la situación socio política del país ha convertido a estos inoperantes y pocos efectivos para defender los derechos de la niñez y adolescencia, en términos generales se tiene un marco normativo muy amplio que debería de proteger de manera integral la situación de los niños, niñas y adolescentes del Chimborazo.

“La sociedad o el tercer sector a como se le conoce tiene mucho que hacer, por ejemplo, desde los medios de comunicación pueden generar en la comunidad El Chimborazo opinión favorable para proteger y defender los derechos humanos de la comunidad, también realizando talleres de sensibilización a los padres para hacerles entender que enviar a los niños a trabajar afecta su presente y futuro” evidenció Mendoza. 

«Se pueden realizar muchas acciones desde la sociedad civil, los medios de comunicación, desde las escuelas e iglesias, si todos estos sectores trabajarán en conjunto se podría mejorar de manera sustantiva la calidad de vida de estos habitantes» Explicó Mendoza.

SIDEBAR

INFOGRAFÍAS

Deja un comentario