Radio Universidad Online

Estados Unidos anuncia sanciones en contra del jefe del ejército y del ministro de Hacienda

Julio César Avilés, jefe del Ejército de Nicaragua y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Adolfo Acosta Montalván fueron sancionados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos este viernes 22 de mayo como medida de presión al gobierno de Daniel Ortega para que se deje de vulnerar los derechos humanos de la ciudadanía nicaragüense.

“Las continuas violaciones del régimen de Ortega de los derechos humanos básicos, la corrupción flagrante y la violencia generalizada contra el pueblo nicaragüense son inaceptables. Por apoyar al corrupto régimen de Ortega” son los señalamientos por los que dirigen las sanciones, dijo el Secretario del Departamento del Tesoro Steven T. Mnuchin.

Estados Unidos señala con las sanciones a quienes apoyan al gobierno actual de Ortega “y perpetúan la opresión del pueblo nicaragüense”, además explican que “los militares proporcionaron armas a los parapolicías que llevaron a cabo actos de violencia contra el pueblo nicaragüense, que resultó en más de 300 muertes, actos de violencia significativos y abuso de los derechos humanos contra personas asociadas con las protestas”.

Secretario del Departamento del Tesoro Steven T. Mnuchin.

Estados Unidos señala a Avilés de seguir “alineado políticamente con el presidente Ortega, se negó a ordenar la inhabilitación y el desmantelamiento de las fuerzas paramilitares o parapoliciales durante y después de los levantamientos políticos que comenzaron el 18 de abril de 2018”.

El general Julio César Avilés ha sido cuestionado por los opositores en Nicaragua, por no apoyar al pueblo y por ser reelecto por tercera vez en su mandato al frente del Ejército de Nicaragua.

El otro sancionado es Iván Acosta, ministro de Hacienda y Crédito Público, quien Estados Unidos lo describe como una persona que “ha seguido organizando un importante apoyo financiero al régimen de Ortega”.

Acosta, “amenazó personalmente a los bancos para que no participaran en una huelga organizada por los líderes de la oposición en marzo de 2019, cuyo objetivo era impulsar la liberación de los presos políticos”, cita el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

“Hoy anunciamos nuevas sanciones contra el comandante del ejército nicaragüense Avilés, y el ministro de Finanzas, Acosta. Estados Unidos continuará responsabilizando a quienes abusen y busquen silenciar las voces prodemocráticas en Nicaragua. La represión del régimen de Ortega no se mantendrá”, tuiteó Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos.

Braulio Abarca, abogado del Colectivo de Derechos Humanos de Nicaragua Nunca Más, dijo que evidentemente las sanciones han sido en el marco de la participación y colaboración y la falta de reaccionar del Ejército de Nicaragua ante las graves violaciones de los derechos humanos hacia los nicaragüenses.

Abogado Braulio Abarca

“Es evidente que al no tener un accionar que protegiera la vida e integridad y la libertad de las y los nicaragüenses el ejército es responsable de los crímenes de lesa humanidad y graves violaciones de derechos humanos que se cometieron en nuestro país”, señaló Abarca.

Por su parte, Tamara Dávila, miembro de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco explicó que las sanciones son un mensaje claro al “aparato de represión de Daniel Ortega”.

“Los Estados Unidos y la comunidad internacional no van a tolerar violaciones a derechos humanos. Por eso sancionan a Avilés, por su vínculo a mandos de paramilitares, es un mensaje a la jefatura intermedia del ejército a no seguir apoyando a la dictadura y por tanto continuar haciendo todo lo posible para que el ejército se desvincule del aparato de poder del régimen”, dijo la opositora.

En esta ocasión el gobierno y el ejército no se han pronunciado, en otras sanciones anteriores contra otros funcionarios, estas han sido rechazadas por el gobierno, porque las consideran actos de injerencismo.

El ejército en otras ocasiones ha negado su participación directa o indirecta en las acciones del gobierno para contrarrestar las protestas y han dicho que se mantienen al margen de los conflictos políticos.

Deja un comentario