Radio Universidad Online

Iglesia Católica de Nicaragua pide que se esclarezca el atentado de Catedral

Mediante un Comunicado la Conferencia Episcopal de Nicaragua considera como un acto de violencia lo ocurrido el viernes 31 de julio, en contra de la antiquísima imagen de la Sangre de Cristo, la cual fue calcinada por un incendio en la Catedral de Managua.

Una comerciante que se encontraba en el lugar dijo a medios de comunicación que observó a un hombre sospechoso quien aparentemente habría causado el incendio con algún artefacto y que luego huyó saltando los muros de la Catedral, pero la policía nacional en un primer comunicado dijo que se trató de un incendio ocasionado por un atomizador con alcohol.

En tanto el comunicado de la Conferencia Episcopal señala que “consideramos que la profanación de nuestros templos es una manifestación de la violencia y de la gran herida humana, espiritual y cultural que aqueja a quienes aún no toleran el mensaje de paz y redención que la Iglesia pregona”.

Agrega “estamos conscientes que la Iglesia continuamente se verá rechazada por aquellos que no aceptan la verdad que predica, no obstante recurrir a la violencia para callar su voz profética no significará que dejemos de animar a nuestro pueblo a seguir realizando la misión evangelizadora que Cristo nos confío”.

En un segundo comunicado la policía nacional reiteró que no encontraron residuos de pólvora o de algún explosivo, también descartan la ocurrencia de un corto circuito e insisten en el atomizador de plástico, así como una veladora que se encontraba antes del incendio.

Pero diferentes líderes religiosos como el Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua han señalado que se trató de un atentado terrorista planificado.

Mientras la vice presidenta de la república Rosario Murillo el mismo día del incendio, atribuyó el mismo a una veladora, y llamó a las personas a tener cuidado con el uso de las veladoras en los templos católicos.

Monseñor Miguel Mántica, Párroco de la iglesia San Francisco de Asís de Managua, dijo que esperan una investigación real de parte de la policía y rechazan la teoría de las veladoras porque en la capilla donde estaba la imagen de la Sangre de Cristo no se usan veladoras.

En tanto el Papa Francisco desde el Vaticano en la oración del Ángelus del domingo 02 de agosto, se solidarizó con el pueblo católico nicaragüense y calificó el incendio como un atentado.

Para el analista político Fanor Avendaño, con este incidente se ha herido sensiblemente las creencias de los sectores católicos del pueblo de Nicaragua, agregó que “es un acto que no tiene precedentes, ha habido un acto terrorista y requiere  que el gobierno de Nicaragua presente a los verdaderos culpables de estos hechos”.

Los diferentes sectores económicos, sociales y políticos, se han solidarizado con la Iglesia Católica y han demandado se esclarezcan los hechos lo antes posible.

Deja un comentario