Radio Universidad Online

Iglesia crea dos Nuevas Diócesis para Costa Caribe de Nicaragua

 Israel González Espinoza (*)

La Iglesia de Nicaragua cuenta con dos nuevas Diócesis. La Oficina de Prensa de la Santa Sede hizo pública este día (madrugada de Nicaragua) que el Papa Francisco había decidido elevar a la categoría de Diócesis al actual Vicariato Apostólico de Bluefields y también la creación de una nueva jurisdicción eclesiástica en Siuna.

Según el bolletino de la Sala Stampa de la Santa Sede, el Papa Francisco ha decidido nombrar al actual vicario apostólico de Bluefields, Monseñor Pablo Smith Simón, como primer obispo de la Diócesis –enclavada en la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS)- , mientras que su hasta ahora, obispo auxiliar, Monseñor David Zywiec Sidor ha sido nombrado primer obispo de la Diócesis de Siuna, un poblado enclavado en el denominado triángulo minero de Nicaragua, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN).

Cabe señalar que la desmembración del extenso Vicariato Apostólico de Bluefields se da a menos de un mes que los obispos de la Costa Caribe de Nicaragua asumieran puestos de relevancia en el seno de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), algo que nunca había ocurrido. El obispo Smith asumió a inicios de noviembre la vicepresidencia del Episcopado y el obispo Zywiec, fue nombrado ecónomo general de la misma.

El boletín de la Santa Sede detalla que la nueva Diócesis de Bluefields tendrá una extensión territorial de 19, 694 kilómetros cuadrados; con una población de 260 mil creyentes católicos bautizados, 10 sacerdotes diocesanos y 4 religiosos, 10 parroquias, 29 religiosas y 11 seminaristas mayores que estudian en el Seminario Interdiocesano de Fátima de Managua.

Según la misma información de la Santa Sede, la Diócesis de Siuna tendrá jurisdicción sobre una extensión territorial de 39,710 kilómetros cuadrados. Contará con 363 mil fieles católicos bautizados, 17 parroquias, 14 sacerdotes diocesanos y 2 religiosos, 24 religiosas y 14 seminaristas mayores.

Las reacciones del Episcopado local a la creación de las nuevas Diócesis no tardaron en llegar. Desde San Salvador, el obispo auxiliar de Managua se manifestó alegre por la noticia y catalogó a los obispos David Zywiec y Pablo Smith de “grandes pastores”.

“Me alegro mucho por las dos nuevas diócesis de Nicaragua, al frente de las cuales estarán dos hombres de Dios y dos grandes pastores. Ofrezco mis oraciones por ellos y por ese amado pueblo de la zona del atlantico de nuestro país”, expresó monseñor Silvio Báez Ortega desde su cuenta oficial de Twitter: @silviojbaez

Ya Se Habían Anunciado

Tal y como habían adelantado autoridades eclesiásticas y la prensa especializada en temas socio-religiosos en septiembre de 2016, era un secreto a sotto voce que el Papa crearía las dos nuevas Diócesis en la zona del Caribe nicaragüense, que, desde la promulgación de la bula papal de Pío X sobre la creación de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua en 1903, había sido siempre un Vicariato Apostólico, considerada como una zona de misión por la Iglesia local y la Santa Sede.

“Estamos muy contentos porque el Papa Francisco ya aprobó la creación de dos nuevas Diócesis. Una será en Siuna (RAAN) y la otra en Bluefields (RAAS). La creación de estas nuevas Diócesis será beneficioso para las comunidades y la Iglesia, porque estará más cerca de la población”, explicó Monseñor Jorge Solórzano, entonces portavoz del Episcopado nicaragüense en esa ocasión.

En lo que no acertó el obispo Solórzano era en decir que Monseñor David Zywiec sería el ordinario de la nueva Diócesis de Siuna. En septiembre de 2016 argumentó que el entonces obispo auxiliar del Vicariato se quedaría al lado del obispo Pablo Smith. Sin embargo, el Papa Francisco lo ha promovido ahora a obispo titular, con 70 años de edad.

Francisco Apuesta Por La Continuidad

Con los nuevos nombramientos, el Papa Francisco ha optado por la continuidad pastoral en la zona Caribe de Nicaragua, que aún hoy continúa siendo una región en su mayoría selvática, con pequeños poblados a la orilla de los ríos, fuerte presencia de grupos étnicos indígenas que contrasta con la población mestiza del resto del país y además donde la Iglesia católica no goza de la preeminencia que existe en el resto del país por la existencia de las Iglesias morava y anglicana.

También al interior de la Iglesia se leen los nombramientos como el cierre de la carrera eclesiástica de los obispos Smith y Zywiec, y también de la presencia de los frailes capuchinos estadounidenses como administradores del Vicariato, pues tras el retiro de ambos jerarcas actuales, serían posiblemente reemplazados por alguien del clero diocesano.

Cabe señalar que monseñor Pablo Smith el próximo 3 de diciembre cumplirá 74 años, y monseñor David Zywiec cumplió 70 años en julio. A éste último, le tocará representar al Episcopado local en el Sínodo de los Obispos que el Papa Francisco ha dedicado a la juventud.

El Caribe nicaragüense la comprenden los departamentos de la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS) y Región Autónoma del Caribe Norte (RACN). Presentan la superficie territorial más grande de Nicaragua la menor densidad poblacional por kilómetro cuadrado. La mayor parte de los territorios está cubierta por bosques y sinuosos ríos. Ambas regiones son zonas donde el índice de desarrollo humano es bajo.

También la zona es conocida por su alto nivel de conflictividad. En años recientes ha aflorado el tema de una supuesta invasión de personas ligadas al negocio de la madera en las zonas protegidas y reducciones indígenas. También desde hace un mes, en Nicaragua se habla de la muerte violenta de campesinos que, según sus familiares, estarían alzados en armas contra el gobierno del presidente Ortega y que se presume fueron asesinados por el Ejército de Nicaragua. Entre los muertos habría niños.

También después de los conflictos post-electorales devenidos tras las elecciones municipales del 5 de noviembre, los obispos de la Costa Caribe en conjunto con otras autoridades eclesiásticas anglicanas, moravas y bautistas hicieron fervientes llamados a la paz, buscando disminuir las tensiones entre los partidarios del partido indigenista YATAMA y los del partido gobernante, FSLN.

Por su geografía misma, los españoles no pudieron conquistar el territorio y los británicos establecieron un protectorado bajo un gobierno local títere hasta 1894, cuando el entonces presidente de Nicaragua, general José Santos Zelaya “reincorporó” la zona al país y expulsó a los ingleses del lugar.

La zona es una mezcla de diversas razas, culturas y religiones, al contrario de lo que sucede en el resto del país, dónde la colonización española dejó un profundo mestizaje étnico y una fe católica monolítica en la población.

“El trabajo pastoral de los capuchinos se caracterizó en la Costa por fortalecer las comunidades y los liderazgos nativos laicos, aunque sin proyección social ni conciencia política. Es ésa la tradición de la Iglesia católica en Estados Unidos, donde de lo social y lo político se ocupa el gobierno y a la iglesia le corresponde ocuparse de la comunidad. En Nicaragua, este estilo tiene también que ver con la conciencia que siempre han tenido los obispos de la Costa: obispos misioneros y obispos extranjeros, que no deben meterse en la política del país. Siempre han respetado los puntos de vista de los obispos nacionales y nunca han tenido una estrategia propia al interior de la Conferencia Episcopal”, dice del Vicariato Apostólico de Bluefields el padre Rafael Aragón Merina, en su artículo Un retrato en grises de la Iglesia nicaragüense publicado en 2009.

(*) Periodista nicaragüense, corresponsal de la agencia de noticias ReligionDigital.com de España en Nicaragua y colaborador de Radio Universidad.

Deja un comentario