Radio Universidad Online

Migrantes nicaragüenses a la intemperie en la frontera de Peñas Blancas

Más de 300 nicaragüenses procedentes de Costa Rica quienes tienen la intención de regresar a su país debido a que se quedaron sin empleo, no han podido ingresar a Nicaragua, así lo constató una delegación de la Comisión Permanente de Derechos Humanos CPDH filial Costa Rica que los visitó en la frontera de Peñas Blancas.

Angélica Baltodano de la CPDH Filial Costa Rica, dijo que era lamentable como estos nicaragüenses están sufriendo hambre, sed, expuestos al sol y a la lluvia en el área fronteriza entre Nicaragua y Costa Rica, donde hasta el martes 28 de julio de 2020  llevaban 9 días en esas condiciones.

Baltodano denunció que el gobierno de Nicaragua se niega a dejarlos ingresar y les exige que presenten la prueba del Covid-19, la cual no la tienen, y tampoco cuentan con los 150 dólares que cuesta la prueba.

voz de Angélica Baltodano de la CPDH

“Podemos observar que el transporte de carga, si está avanzando poco a poco pero si lo están dejando pasar, sin embargo los hermanos nicaragüenses no pueden avanzar nada, a como ustedes pueden ver, la policía está postrada allí en forma de intimidación… la situación realmente es crítica”, dijo Angélica mediante un vídeo.

También la doctora Matilde Jirón de la Asociación Unidad Médica Nicaragüense Capítulo Costa Rica, ASUMN-CR, visitó la frontera, en donde igualmente observó las calamidades que están pasando estos migrantes nicaragüenses.

Jirón dijo que el 26 de julio de 2020 fueron a la frontera, donde observó que “las condiciones higiénicos sanitarias en que se encuentran nuestros hermanos realmente son condiciones inhóspitas, no hay las mínimas condiciones  de seguridad e higiene de salud en este lugar, solo hay un inodoro para que puedan hacer sus necesidades fisiológicas”…

Declaraciones de Matilde Jirón

Es por eso que ambas organizaciones de la sociedad civil instaron al gobierno de Nicaragua a practicarles las pruebas gratuitamente del Covid-19  a estas personas y permitirles el ingreso al país, dándoles el seguimiento responsable del que habla el gobierno.

Medios costarricenses informaron que las Cancillerías de Costa Rica y Nicaragua están en conversaciones para resolver el problema de los migrantes nicaragüenses varados en la frontera.

Otras organizaciones como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos CENIDH, las organizaciones opositoras Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco, demandan al gobierno de Nicaragua que les permita entrar a su país estos ciudadanos nicaragüenses porque es un derecho constitucional entrar o salir del país cuando la persona así lo decida.

Deja un comentario