Radio Universidad Online

Migrantes nicaragüenses desprotegidos en el exterior

Las condiciones  de migrantes nicaragüenses en diferentes países del mundo no son nada alentadoras. El Covid-19 ha hecho tambalear las economías de éstos, pero se encuentran  muy preocupados por las medidas que ha efectuado el gobierno de Nicaragua para enfrentar la pandemia.

Alba Vargas, migrante nicaragüense en España dijo a Radio Universidad que para ella y varios de sus familiares que se encuentran en ese país la situación es decadente día a día.

“La situación en la que nos encontramos las y los migrantes nicaragüenses varía dependiendo de la zona donde hay más afectación por el Coronavirus, tengo amistades que vinieron con un sueño y una ilusión para hacer cosas con sus familias, para buscar el pan nuestro de cada día, sin embargo, muchos de ellos están en el desempleo”, expresó Vargas.

La nicaragüense dice que para los hombres encontrar trabajo en España es ahora más complicado, “aquí los hombres trabajan en la vida del campo, pero ahí te exigen documentos y la mayoría no tiene documentos. Un amigo me contó que tuvo que ir a organizaciones donde le regalaron comida y cosas básicas para pasar  la cuarentena, no ha podido encontrar trabajo”, detalló.

En España, quienes contratan personal para trabajo de campo han tenido que disminuir la cantidad de empleados para evitar propagación del virus.

“Un patrón si antes llevaba a doce trabajadores, ahora solo dice que llevan a cinco por el espacio, dentro de los camiones se debe mantener distanciamiento de uno o dos metros y aun así no se cumplen los requisitos y al no tener documentos tampoco uno puede tener trabajo fijo y la guardia civil está deteniendo más seguido a los vehículos y ahí se enteran que no son legales, que son migrantes y te pueden poner una multa”, dice Alba Vargas.

Vargas expresa que en su caso, no cuenta con apoyo alguno de las autoridades de España y Nicaragua, “como venimos ilegales y no tenemos convenio con nuestro país no hay quien nos ayude y tampoco el gobierno de Nicaragua tiene una oficina para nosotros acudir o si existe una persona destinada a que de atención a los migrantes no la conocemos, nosotros aquí vamos a la buena de Dios, no tenemos apoyo ni de Nicaragua ni de las organizaciones de la sociedad civil, la única que nos ayudó fue Cáritas”.

Marling Sierra, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y enlace ante la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones explicó que en el contexto actual de la pandemia los migrantes son los que más han sufrido consecuencias.

“En este contexto hemos visto como la población migrante ha quedado fuera de todos los paquetes y medidas sociales que permitirían paliar sus sufrimientos y las angustias que están viviendo los migrantes nicaragüenses en el exterior y más aún sin una ley que les brinde protección, donde conocemos que los consulados nicaragüenses se han limitado a las acciones administrativas”, dijo Sierra.

Además, subrayó que a nivel mundial se han demandado “que se garantice el acceso a la atención médica, instalaciones de agua y saneamiento adecuado que refuerzan esas medidas para prevenir el brote”.

Por su parte, Maribel Coco de Garibaldi, Defensora del Pueblo de  Panamá (similar a Procuradora de Derechos Humanos) considera que como organismo defensor de derechos humanos, han realizado buen trabajo en defensa de los migrantes nicaragüenses  en este país.

“Nosotros creemos que es importante el tema que estamos ubicando porque gracias a Dios de todos los nicaragüenses que tenemos ninguno está infectado por Covid-19. Como Estado de Panamá se está entregado paquetes, de bolsas, comida a todo aquel que necesita como medida de solución de sobrevivencia. Se les está garantizando a los que están en la frontera de Darién, sus paquetes alimenticios, mientras todo vuelva a la normalidad”, indicó la funcionaria en entrevista a Radio Universidad.

Además, señaló que “es importante que a los nicaragüenses que están acá (en Panamá) no se les violenten sus derechos humanos. En caso de que exista violación a los derechos humanos se pueden interponer denuncias por diversas vías, no se pueden quedar callados”.

Ricardo Arias, migrante nicaragüense  en Panamá lamenta que el golpe económico de la crisis sanitaria los tenga al borde de la desesperación.

“El golpe económico que nos viene a dar a nosotros ha sido fuerte, porque la ayuda que el gobierno que Panamá ha ofrecido, ha sido para sus ciudadanos y por esa razón se nos hace complicado estabilizarnos al menos económicamente. Muchos han tenido que recurrir a apoyos de organizaciones o grupos de ayuda emergente para poder sobrevivir. Para la persona que es inmigrante todo se basa en lo económico y en eso no nos está yendo bien”, lamentó Arias.

El Estado de Nicaragua no se ha pronunciado sobre la situación de los migrantes en el exterior, incluso según denuncias recientes de organismos de derechos humanos el mes pasado negó el ingreso de ciudadanos nicaragüenses que regresaban de Honduras y tampoco dio respuesta al pedido de un grupo de nicaragüenses que solicitaban apoyo para regresarse de Panamá.

Ricardo Arias

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, han llamado a los Estados a proteger y garantizar los derechos de las personas migrantes independientemente del estatus migratorio o de la nacionalidad.

Deja un comentario