Radio Universidad Online

Monseñor Báez se va a Roma por petición del papa Francisco

El obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, anunció  que deja Nicaragua por una decisión personal del papa Francisco, quién le pidió que se fuera a Roma para que colabore en la Curia Romana.

“Les manifiesto con toda sinceridad, en este momento experimento un gran dolor en mi corazón, el dolor de no poder estar más físicamente en mi amado pueblo nicaragüense”, manifestó el jerarca católico visiblemente emocionado. Quien agregó que como cristiano católico era obediente al llamado del  Papa Francisco.

Durante el encuentro sostenido con el Papa Francisco recientemente en Roma, el obispo nicaragüense le obsequió un álbum de fotografías de todo el trabajo eclesiástico que ha realizado a lo largo de sus diez años en Managua y manifestó que el sumo pontífice validó su línea de acción pastoral.

“Yo no he pedido salir, he sido llamado por el santo padre. Esta decisión que yo abandone Nicaragua es una responsabilidad del santo padre”, indicó monseñor Báez en conferencia de prensa acompañado del Cardenal Leopoldo Brenes.

Pese a su partida, monseñor Báez exteriorizó que seguirá pendiente de Nicaragua y que no dejará pasar la oportunidad para seguir denunciando las malas acciones del actual gobierno de Nicaragua, subrayando que le dijo al papa que en el país no hay dos bandos enfrentados, sino que la nación está secuestrada por “poderes fácticos” que adoran “al dios riqueza”.

“Pido disculpas al pueblo de Dios al no haber entregado más, pero me voy con la conciencia tranquila de haber cumplido con el ministerio que me fue encomendado”, puntualizó.

ONSEÑOR BAEZ DENUNCA MÚLTIPLES AMENAZAS Y ASEDIO

El obispo auxiliar de Managua también hizo referencia a las declaraciones que brindara la exembajadora de los EE.UU. en Nicaragua, Laura F. Dogu, dónde ella le expresó a un diario local estadounidense que recibió informaciones sobre planes para asesinar al líder religioso.

Según el jerarca católico, recibió una llamada en julio por parte de la sección política de la Embajada de EE.UU. en Nicaragua; dónde le revelaban que había un plan para asesinarlo. Incluso, los funcionarios diplomáticos le advirtieron donde y cuando podría ser ejecutado el magnicidio.

 “La Embajada me lo comunicó a un nivel de alta certeza de la seguridad americana. Yo se lo comuniqué al señor cardenal (Leopoldo Brenes) y a la Conferencia Episcopal (de Nicaragua)”, aseveró Báez quién también remarcó que debido a las constantes amenazas contra su vida, ha debido de cambiar cuatro veces de números celulares y hasta vuelo de drones sobre su residencia.

A pesar de todo esto, monseñor Báez, dijo que continuara al lado del pueblo nicaragüense, denunciando las injusticias y muy pendiente de todo lo que ocurra en Nicaragua.

Deja un comentario