Radio Universidad Online

Muerte de migrantes en el mar pudieron evitarse asegura activista

La aparición de cadáveres de migrantes en el mar frente a las costas de Casares en el océano pacífico del país a una hora y media de Managua, pudieron evitarse, asegura la activista de la red Nicas Migrantes, Martha Cranshow.

Pescadores de la comunidad de Casares alertaron a la policía nacional de la presencia de unos siete cadáveres que estaban flotando en este lugar, por lo que las autoridades iniciaron las investigaciones y lograron rescatar un primer cuerpo que fue llevado al Instituto de Medicina Legal.

En los últimos dos años el gobierno de Nicaragua aumentó su militarización en la frontera de Peñas Blancas fronterizo con Costa Rica para evitar el ingreso de migrantes irregulares, por lo que muchas de estas personas han tenido que buscar la manera de cruzar el territorio nicaragüense en su ruta hacia los Estados Unidos.

Para Martha Cranshow la militarización de la frontera con Costa Rica ha generado mayor riesgo para los migrantes irregulares, quienes buscan seguir su ruta migratoria sin escatimar los peligros.

La mayoría de migrantes irregulares provenientes de Haití y de algunos países africanos se han quedado varados en la frontera con Costa Rica y algunos han sido víctimas de traficantes de personas o han tenido que naufragar como ocurrió el año pasado en el gran lago de Nicaragua donde perecieron unos 12 migrantes.

Es lamentable que el gobierno de Nicaragua critique las actuaciones de los Estados Unidos respecto al trato de los migrantes y en la práctica sus actuaciones son similares, denunció  la activista Cranshow.

Nicaragua es firmante de la convención internacional de los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familias, la cual establece que la migración irregular no es un delito, sino que se trata de una situación migratoria, por lo cual hace falta una política de atención hacia estas personas sostuvo Cranshow.

Nicaragua además de ser una ruta para los  migrantes en su viaje hacia los Estados Unidos, también es expulsor de migrantes, que cada año salen en busca de mejores condiciones laborales hacia otros países.

Las remesas en Nicaragua representan cerca de un mil millones de dólares anuales, provenientes de los familiares que trabajan en los Estados Unidos, España, Costa Rica y Panamá en su mayoría.

 

Deja un comentario