Radio Universidad Online

Nicaragua podría beneficiarse con exoneración temporal de la deuda externa.

Con el compromiso de usar todas las herramientas de políticas disponibles para apoyar a la economía global, los presidentes de bancos y ministros de finanzas del G-20 (Grupo de los 20 países más ricos del mundo) aprobaron el miércoles 15 de abril suspender temporalmente la deuda de los países más pobres del mundo por los efectos del coronavirus a nivel mundial.

Con la iniciativa se pretende, a la vez, “aumentar la confianza, mantener la estabilidad financiera y prevenir efectos económicos profundos y prolongados”, expresaron en un comunicado emitido tras una reunión virtual de las potencias mundiales.

Según el académico y economista nicaragüense Eduardo Solórzano el G-20 es el grupo de las economías más desarrolladas y poderosas del mundo.

“Ellos lo que están diciendo es que le dan el aval al club de París, que es una entidad externa para revisar la deuda externa de los países más pobres del mundo, donde están concediendo que cada banco o cada organismo nacional o financiero internacional va a poder considerar dar un año de gracia o de no cobro o de moratoria a los países más empobrecidos”, explicó Solórzano a radio Universidad.

Economista nicaragüense Eduardo Solórzano

El G-20 afirma que han tomado las medidas inmediatas “para abordar la pandemia de Covid-19 y sus impactos, incluyendo una estabilidad fiscal, monetaria y financiera sin precedentes acciones y garantizar que las instituciones financieras internacionales (IFI) puedan brindar apoyo crítico a los países en desarrollo y de bajos ingresos”.

Solórzano expresó que se debe analizar que “Nicaragua ha estado pasando de la condición de pobre a menos pobre, desde hace años, y lo que le pueden dar es una concesión de un año sin pagar el servicio de la deuda externa”, lo cual se convertiría en un  alivio para disponer de más divisas.

Para el economista este alivio realmente no resuelve la situación económica de Nicaragua, “porque la solución está en tomar las rienda de este país con transparencia y rendición de cuentas y eso es lo que hace falta en todos los aspectos del Estado, el Minsa, el Banco Central el Mific; que realmente se unan a escuchar a los médicos especialistas, economistas independientes, al sector privado y la sociedad civil para usar los recursos que se liberen de ese pago de la deuda en pro de la mayoría de los ciudadanos más vulnerables”, detalló.

Tomada de La Prensa

El G20 reconoció y agradeció la respuesta rápida del Fondo Monetario Internacional FMI a la amenaza del Covid-19, al autorizar financiamientos de emergencia contra esta enfermedad, también al Grupo del Banco Mundial (GBM) y otras organizaciones financiaras para ayudar a los países que lo necesitan.

Por tanto, Eduardo Solórzano, dijo que el aval solo es un respaldo y habría que esperar la repuesta de las instituciones.

“El aval es un respaldo, pero las decisiones la van a tomar cada banco, el BID, el Banco Mundial, la Unión Europea y ellos van a decir a que países y de qué forma se concede eso”, destacó.

Deja un comentario