Radio Universidad Online

Obispo Báez lamenta que exista quiénes “Juegan a ser Dioses” en la Sociedad

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio José Báez Ortega manifestó durante la liturgia religiosa del Miércoles de ceniza que durante los últimos meses en Nicaragua han existido “situaciones de dolor muy grande” dónde ha campeado la impunidad, complicidad y mentira; produciendo una deshumanización de la sociedad nicaragüense.

El Miércoles de ceniza, es el rito católico que abre un periodo de cuarenta días llamado Cuaresma, dónde la Iglesia propone a los fieles prácticas de ayuno, oración y caridad como preparación a la Semana Santa.

Sin mencionar en específico ningún punto de la realidad nacional, el obispo Báez lamentó que existan personas que “juegan a ser dioses”, pues se dejan arrastrar por las ambiciones de poder, aún a costa de pasar por encima de los más pobres y desfavorecidos de la sociedad.

Dejarnos arrastrar por nuestras ambiciones egoístas y luchas por espacios de poder. Querer dominar y hacernos servir por los demás. Esto es jugar a ser dioses. La Cuaresma nos ayuda a recuperar nuestra mayor dignidad, que es la de ser seres humanos amados por Dios”, expresó Báez.

El también presidente del Departamento de Familia de la Conferencia Episcopal de Nicaragua resaltó que la Cuaresma es el tiempo en que se debe de valorar más la dignidad del ser humano, olvidando los intereses personales y pensar en el bien común de la sociedad.

“Esto es lo que le da más gloria a Dios. El que todos nos esforcemos por ser familia humana, donde nadie atropelle a nadie. Donde nadie se sienta con derecho de hacer sentir mal o de dañar a otros. (…) La Cuaresma debe ser un tiempo para liberarnos de todo ese lastre que nos hunde y que no nos permite construir un mundo mejor para todos”, puntualizó el jerarca católico.

Monseñor Báez instó a los católicos nicaragüenses a vivir la Cuaresma con miras a construir un mejor país para todos, construyendo un nuevo paradigma social donde prime la verdad, justicia y solidaridad.

“La Cuaresma es sobre todo una época para reconciliarnos con nuestra humanidad de creaturas. Lastimosamente en nuestro país hemos vivido en los últimos meses situaciones de dolor muy grandes. De impunidad, complicidad y mentira. Confiemos que el poder del Señor está de parte del bien y de la verdad”, puntualizó el obispo.

Inicia la Cuaresma con los Enfermos

Monseñor Silvio José Báez ofreció estas declaraciones tras concluir la Eucaristía del Miércoles de Ceniza en un centro hospitalario privado del centro de la capital nicaragüense, dónde pidió a los feligreses no vivir el tiempo litúrgico de la Cuaresma como un periodo “triste” o como mero “ritualismo” dónde prima el abstenerse de comer carne roja los días viernes reemplazándola por la tradicional sopa de queso.

Durante el acto litúrgico, celebrado en uno de los pasillos del centro asistencial, estuvieron presentes directivos, cuerpo médico y de enfermería, pacientes y familiares de éstos últimos; quiénes agradecieron la presencia del religioso por segunda vez consecutiva al inicio de la Cuaresma.

Báez instó a los pacientes a confiar en la misericordia de Dios mientras son tratados en el centro hospitalario. A los médicos y enfermeros les pidió “ser la mano de cariño del Señor” para con los pacientes y a los familiares les exhortó a ser una presencia “paciente, constante y cariñosa” durante el proceso hospitalario de sus enfermos.

“Una presencia de Dios en la sociedad es el ser humano enfermo. Jesús dijo: ´Estuve enfermo y me visitaron´. Él se identifica con los enfermos, con la humanidad doliente. Ahí está Dios alentándolo en su curación. La última palabra de Dios es la vida, siempre”, finalizó Monseñor Báez.

(*) Periodista nicaragüense, especializado en cobertura de temas socio-religiosos. Ex corresponsal de la agencia de noticias ReligionDigital.com de España en Nicaragua. Colaborador de Radio Universidad 102.3 FM

 

 

 

 

Deja un comentario