Radio Universidad Online

Piden al Estado frenar ataques de colonos armados en contra de indígenas

Indígenas y defensoras de derechos humanos pidieron al Estado de Nicaragua detener los ataques de personas ajenas a las comunidades autóctonas conocidas como Colonos en las comunidades indígenas del Caribe Norte, durante una audiencia virtual en la Comisión Interamericanas de Derechos Humanos CIDH.

En su comparecencia, Lottie Cunningham defensora de derechos humanos de pueblos indígenas de la Costa Caribe Norte, denunció que solo en el año 2020 ocurrieron 13 asesinatos de indígenas, 8 heridos en ataques armados, dos secuestros y el desplazamiento forzado de más de mil personas de una comunidad indígenas Mayagnas.

Según la defensora, entre 2011 al 2020, 49 indígenas han sido asesinados, 4 desaparecidos, 56 lesionados y 12 comunidades indígenas Miskitas han sido desplazadas en medio de la violencia de colonos armados en contra de los indígenas sin que el Estado los detenga.

Por su parte después de 3 años de ausencia en audiencias de la CIDH, el Estado de Nicaragua participó en la audiencia virtual  a través de la Procuradora de Justicia Wendy Morales, quien negó los señalamientos de las demandantes de la sociedad civil, al señalar que el Estado tiene un marco jurídico para respetar y promover los derechos humanos de la ciudadanía nicaragüense por igual.

De acuerdo a la funcionaria, el Estado desarrolla un plan de seguridad a través de una comisión interinstitucional conformada por la policía, el ejército, la Procuraduría de la república, el Ministerio del Ambiente, el Instituto Nacional Forestal y los gobiernos territoriales para dar respuesta las denuncias de inseguridad que se viven en la zona.

Juan Carlos Ocampo, proveniente de la comunidad indígena Miskita dijo que desde 2009 se han unido las comunidades para resguardarse  ante los ataques de los colonos y la falta de respuesta del Estado.

“Los colonos siguen llegando a nuestros territorios, donde cometen robo de ganado y ocupación de tierras sin que las autoridades los detengan, incluso tuve que salir de la comunidad por las  amenazas de muerte”, dijo Ocampo.

En la audiencia, las representantes de la sociedad civil solicitaron a la CIDH que pida al Estado el cese inmediato de los ataques de colonos y todo tipo de amenazas en contra de los defensores de derechos humanos, que lleve a cabo investigaciones imparciales para sancionar a los responsables y resarza a las víctimas.

Finalmente Antonia Urrejola, Relatora de la CIDH  para Nicaragua, pidió al Estado que brinde información sobre concesiones mineras y los tipos de consulta que se hacen, también informe sobre el cumplimiento de las medidas cautelares para 12 comunidades indígenas.

Urrejola pidió a las  organizaciones que hagan llegar las denuncias de violencia en la zona, para que el Estado informe sobre esas denuncias. También Invitó a las partes a conversar sobre las denuncias, siempre hay datos diferentes entre el Estado y organizaciones de la sociedad civil, pero lo importante es dar respuesta sobre esas denuncias y avanzar en las investigaciones sobre la violencia que se vive en los territorios indígenas nicaragüenses.

“La audiencia sirvió para decirle al Estado la grave situación que viven las comunidades indígenas del Caribe, las que desde 2015 de manera sistemáticas están siendo atacadas por colonos en contra de esa comunidades desarmadas”, dijo al defensora, Luisa Acosta.

“Vimos como la señora Procuradora leyó la magnífica legislación que tiene Nicaragua y en eso no vamos a discutir, Nicaragua es uno de los países que ha firmados las convenciones  internacionales para proteger los derechos humanos sin embargo el problema es la implementación, porque se solo ha quedado  en papel mojado”. Reiteró Acosta.

Acosta alertó que en este momento los indígenas Mayagnas y Miskitos  se encuentran en un proceso de exterminio, porque no tienen acceso a sus recursos, los colonos se apropian de las tierras y no les permiten regresar a sus territorios de donde obtienen los alimentos, el agua y el bosque para la subsistencia.

Por Nelson Rodríguez

(Fotografía de portada cortesía)

Deja un comentario