Radio Universidad Online

Piden poner fin a los ataques y desplazamientos de Mayangnas y Miskitu

A lo largo del año 2020, se contabilizaron al menos 13 asesinatos, ocho heridos en ataques armados, dos secuestros y más de mil personas desplazadas de sus comunidades  en los territorios indígenas Mayangnas y Miskitu, en la zona de la reserva de Bosawas, en el Caribe Norte de Nicaragua.

El Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua CEJUDHCAN, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos CENIDH y el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas CALPI, realizaron el  estudio “NICARAGUA: Un año de violencia contra quienes defienden los derechos de los pueblos indígenas Mayangna y Mískitu”, donde detallan la violencia que se vive en esos territorios.

La doctora Luisa Acosta, directora de CALPI dijo que el estudio  documenta los ataques armados de los colonos en contra de los indígenas en Bosawas.

“Lo que presenta el documento es una relación de los ataques donde han resultados muertos, heridos, ha habido destrucción de las casas en las comunidades, muerte de ganado, etcétera, situación que este documento relata lo ocurrido en 2020,  básicamente esta una situación que se viene dando no solo en las comunidades indígenas Mayangnas sino también en comunidades Miskitu desde el 2015 con mayor regularidad”.

Declaraciones Luisa Acosta

La defensora Acosta reiteró  que “estamos ante una situación de exterminio o de genocidio en el que de continuar de esta manera los desplazamientos forzados, porque las comunidades y sus miembros se ven obligados a abandonar esos territorio”.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos le han pedido al Estado de Nicaragua detener esos desplazamiento y la situación se ha empeorado para estas familias indígenas con el paso de los huracanes  Iota y Eta en noviembre de 2020 porque sus cultivos fueron arrasados por las lluvias y están pasando una situación de gran necesidad por falta de alimentos en las comunidades, señaló Acosta.

Entre 2011 y 2020, según relata el estudio, se reportan 49 indígenas Mayangnas y Miskitu asesinados, 46 secuestros y 49 lesionados, además se encuentran desplazadas alrededor de mil personas indígenas Miskitu, lo que forzosamente han tenido que desplazarse a otras comunidades, cabeceras municipales, así como a  comunidades fronterizas con Honduras.

“El problema de violencia también afecta a las defensoras de los derechos indígenas Mayangna y Mískitu que se encuentran sometidas a constantes amenazas por parte de grupos de personas no indígenas o denominados colonos, quienes incursionan en tierras indígenas con el objetivo de desplazar a la población de manera forzosa y ocupar sus tierras para llevar a cabo actividades ilegales de minería, siembra de marihuana, ganadería y tala de madera”, señala el estudio de los tres organismos de derechos humanos.

En el marco de estas agresiones, destaca un patrón de ataques deliberados contra los medios de subsistencia de las comunidades, incluidos sus recursos naturales, medios de transporte, bosques, ganado y sus cosechas, reitera el documento.

El estudio contabiliza al menos 9 demandas urgentes al Estado de Nicaragua para garantizar la seguridad y la vida de estas poblaciones indígenas, como adoptar las medidas para garantizar la seguridad física y psicológica, realizar las investigaciones, frenar las invasiones en los territorios, aplicar medidas preventivas y correctivas en los casos correspondientes y poner fin de inmediato a todo tipo de ataques entre otros.  

De momento no hubo reacciones de las autoridades locales ni nacionales respecto al estudio de estos tres organismos defensores de derechos humanos.

Por Nelson Rodríguez

Deja un comentario