Radio Universidad Online

Chateles: Un espacio de reforzamiento escolar para niños y niñas

Cada sábado por la mañana alrededor de 100 niños y niñas en edades entre 7 y 14 años, que cursan desde el primer grado de primaria hasta el segundo año de secundaria, asisten a la Universidad Centroamericana UCA, como beneficiarios del proyecto Chateles. Todos son originarios de barrios aledaños a la universidad y en alguna medida cada uno de estos niños y niñas se encuentran en situaciones vulnerables.

El Proyecto Chateles tiene aproximadamente 26 años de fundación. Su principal objetivo es colaborar en la inserción de vida social y familiar de los beneficiarios, ofreciéndoles la oportunidad de crear un espacio propio, de acuerdo a la niñez donde se les garantice su atención principal, apoyar en la formación educativa integral de todos los niños inscritos en el proyecto, crear un espacio donde el niño o niña  pueda dividir sus diferentes etapas e  interactuar con otros.

Desde las 8:00 am hasta las 11:45 am, la niñez beneficiada recibe tutorías en sus tareas y reforzamientos en los temas que muestran dificultad durante sus clases diarias en sus respectivos colegios. Son atendidos por 16 voluntarios, y al mediodía cuando el reforzamiento llega a su fin,  reciben un almuerzo para compartir.

Cristhian Sánchez coordinador del voluntariado social de la UCA comenta que cada año, 120 niños y niñas son apoyados académicamente a través de este programa. Los procesos de inscripciones se hacen en febrero de cada año, abiertas a cualquiera que quiera participar, siempre y cuando sean del sector vulnerable o de escasos recursos.

Humberto Marenco, estudiante de la carrera de Administración de Empresas es uno de los voluntarios del programa, quien lleva 4 años en el proyecto. “Saber que ayudas a niños que realmente lo necesitan, y que a la vez de una u otra forma ellos se sienten bien y que les gusta ir al proyecto ya sea para jugar o aprender, siento que es de esas cosas que te llenan como persona, y pues, no siempre se tiene la oportunidad de participar en algo así”, dijo  Marenco.

Chateles se ha convertido en un espacio para que los niños y niñas puedan mejorar los conocimientos que reciben en sus respectivas escuelas, a través de un acompañamiento personalizado y enfocado en actividades académicas, pero de forma lúdica y de interacción también entre la niñez participante con sus respectivos educadores.

Por Indira Medina

 

 

Deja un comentario