Radio Universidad Online

Denuncian tercer ataque a comunidad indígena Mayangna

Miembros del territorio Mayangna Sauni Arungka, denunciaron que fueron víctimas de un tercer ataque armado en la que va del año 2021, perpetrado en contra del pueblo indígena Mayangna en la comunidad Silamwas, ubicada a la orilla de la carretera entre Rosita y Bonanza en el triángulo minero.

Según la denuncia del Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas CAPLI, el pasado  10 de mayo aproximadamente a las cinco de la mañana, cuando como de costumbre se dirigían a sus cultivos, fueron emboscados por ocho colonos no indígenas, cinco miembros de la comunidad de Muskuswas que dejó heridos de bala  a dos indígenas Mayangna.

“Líderes del pueblo Mayangna lamentan la frecuente pérdida de más vidas humanas, y hacen un llamado al Gobierno de Nicaragua para ejecutar el proceso de saneamiento de los territorios indígenas titulados por el Estado de Nicaragua desde 2006; y por medio del Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua (BECO), creado para la protección de la Reserva de la Biosfera Bosawás, desarmar a los colonos no indígenas, que desde 2015 armados con armas de guerra, amenazan y atacan, constante y sistemáticamente, a las comunidades indígenas Mískitu y Mayangna de Bosawás para usurpar sus tierras colectivas y tradicionales”.

El primer ataque del año ocurrió el pasado 22 de enero, en el Territorio Mayangna Sauni As, en comunidad de Karah Wilú, en el cerro Tubuyna, en el que resultaron heridos los guardabosques indígenas: Donald Castillo Felipe de 60 años de edad, Presino Samuel de 47 años edad y Corino Simeón de 44 años de edad.

El segundo ataque se registró el 4 de marzo de 2021 en la comunidad de Kimakwas, en el Territorio Mayangna Sauni Arungka, en el que el joven Antonio López Rufus de 17 años de edad, recibió cinco impactos de bala y ante el peligro de infección corrió el riesgo de que le amputaran una pierna; durante el ataque estuvo desparecido por dos días junto a Leve Pedro Devis, ambos fueron encontrados por miembros de su comunidad después del ataque, uno herido y el otro golpeado y fuertemente afectado psicológicamente.

Luisa Acosta, directora de CALPI, dijo que “hay una inmigración interna en Bosawas, de colonos no indígenas con armas de guerra, atacan a estos pueblos y el Estado, sobre todos el Batallón Ecológico que tienen en la zona,  han hecho caso omiso en proteger a esos pueblos y sobre todo en desarmar a esos armados”.

Acosta llamó al Ejercito a desarmar a los grupos de colonos armados que son numerosos de entre 20 a más personas, por lo cual, no deben pasar por desapercibidos.

El gobierno de Nicaragua y el Ejercito no se han referido a esta denuncia, sin embargo en una audiencia virtual  de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, el pasado 19 de marzo, la Procuradora de Justicia de Nicaragua Wendy Morales dijo que el Estado realizaba todas las acciones de seguridad de acuerdo a las leyes para atender las denuncias de la ciudadanía, incluyendo a los habitantes de comunidades indígenas de  la Costa Caribe.

En esa audiencia virtual, el Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN) denunció que entre los años 2011 al 2020, 49 indígenas han sido asesinados, 4 desaparecidos, 56 lesionados y 12 comunidades indígenas Miskitos han sido desplazadas debido a la inseguridad en la zona.

Por Nelson Rodríguez

Deja un comentario