Radio Universidad Online

Grandes pasos de la selección de Nicaragua rumbo al mundial de Qatar 2022

Como cada viernes las carreteras principales de Managua a las 5 de la tarde se empezaban a congestionar, los colores azul y blanco no se plasmaban en las calles, pero cada nicaragüense la llevaba marcada en el pecho porque jugaba la selección nacional de futbol. Solo con transitar por la carretera principal del estadio Nacional de futbol, se podía sentir la emoción, los nervios, los revendedores de entradas para el partido se te acercaban para ofrecerte boletos, para quienes llegaban en vehiculó o a pie, pues sabían que las clases sociales dejaban de existir al entrar al estadio.

El reloj marcaba las 6:15 de la tarde y la selección Nacional de futbol ya calentaba adentro del terreno de juego, la ovación de una multitud de nicaragüenses llenos de ilusión hacían que los aplausos se escucharan hasta la Catedral de Managua. El rival, una selección de Belice con 17 jugadores, muchos de ellos eran altos en comparación con los nicaragüenses, incluso ve miraban en mejores condiciones físicas.

Con un estadio repleto, la temperatura empezaba a bajar y el calor de Managua dejó de abochornar a las personas, iniciaron a salir los jugadores, listos para dar todo de ellos en los 90 minutos, se entonó el himno de Belice y con respeto se hizo silencio, posteriormente se entonó el himno de Nicaragua y todos los aficionados tenían su mano en el pecho.

El silbato del árbitro dio inicio al espectáculo, los jugadores se veían un poco nerviosos, pero poco a poco se dieron cuenta que estaban en su campo, el mismo de siempre, pero representando a su selección. Las llegadas al arco de Belice fueron muchas, transitaban los primeros 20 minutos del partido y la multitud de nicaragüenses esperaban muy atentos que la definición de su equipo fuera más certera, llegó el minuto 22 y le cometían falta a Byron Bonilla, era un tiro libre que parecía tiro de esquina por su cercanía, entre disparos y querer despejar el balón por parte del rival, Carlos Chavarría tomó la pelota al costado derecho de la cancha, se liberó a 2 jugadores tras una genialidad de técnica todos gritaron el reconocido “olé”, avanzó 1 metro en velocidad y le cometieron falta, era un tiro libre muy cercano a la portería.

El mitad uruguayo y mitad nicaragüense Richard Rodríguez se encargaría de realizar el tiro libre, colocó el balón y dio 6 pasos hacia atrás, su mirada de cazador estaba fija en el arco, tomó velocidad para pegarle, la trayectoria del balón sobrepaso la barrera y se coló en el arco, todos gritaron hasta quedarse afónicos, fue un golazo, en la historia se marcó ese minuto 25.

Los nervios seguían en los aficionados, todos gritaban “Nicaragua”, la selección de Belice se empezó a sentir nerviosa y no eran concretos con sus pases, pero llegaban sin éxito a la portería de él reconocido arquero nicaragüense, Dennis el “Pulpo Espinoza”. Se acercaba el final de la primera mitad, y para ellos era mejor replantearse su estilo de juego durante el descanso, sin embargo, los colores azul y blanco se emocionaban cada vez más, esperando una segunda mitad con más espectáculo.

Las personas adentro del estadio se encontraban con mucha energía, esperar 15 minutos fue un descanso para ellos también, para prepararse y seguir gritando “pinolero de corazón” en la segunda mitad. Mientras los vendedores gritaban ofreciendo sus productos reiteradamente, se reincorporaron todos los jugadores, listos para los otros 45 minutos donde se jugaba la clasificación para la siguiente ronda del mundial 2022, la afición aplaudió y el árbitro pitó el inicio.

La selección de Nicaragua estaba hambrienta de goles, los segundos caminaban al minuto 47 y nació una jugada con Juan Barrera a un costado de la cancha a gran velocidad que recibió el granadino Byron Bonilla que se encontraba 2 metros atrás del manchón penal, con su calidad y experiencia tomó la redonda y con su hábil pierna derecha definió el segundo grito de gol que todos los nicaragüenses esperaban, ver en el marcador un 2 a 0 era de sueños, pero aún faltaban muchos minutos por recorrer y los jugadores sabían que ese marcador no era suficiente.

La selección de Belice no se rendía y lo seguía intentando, pero al minuto 51 Nicaragua se fue al ataque, el número 7 Chavarría controlaba el balón, vio el movimiento de Barrera, le filtró el pase y con una definición espectacular el “iluminado” marcaba el 3 a 0, y ponía a todos los nicaragüenses emocionados, pero sobre todo con mucha ilusión.

Los aficionados creían que todo estaba definido, pero todo podía pasar al minuto 65 Barrera tenía que salir por molestias luego de una falta que le habían cometido, en su lugar entraba el “chaparro” Henry García, 3 minutos después tenía la primera oportunidad de meter un gol, pero su definición no fue certera. Belice seguía llegando sin fuerzas, la exigencia del partido había obligado a ambos equipos a realizar sus 5 cambios.

Agonizaba el partido y ambas selecciones estaban resignadas a quedarse con ese resultado, se completaban los 90 minutos y el árbitro agrego 1 minuto de compensación, cuando tomó su silbato se lo llevó a su boca y lo hizo sonar para finalizar el partido, todo el estadio estaba gritando “Nicaragua” sin cesar.

La selección de Nicaragua había conseguido 3 valiosos puntos, para clasificar a la siguiente ronda del mundial, todos los aficionados en el estadio habían presenciado un partido histórico que dejaba a toda una nación llena de emociones, pero, sobre todo, con la ilusión de ver a Nicaragua en un mundial de la FIFA, Qatar 2022.

Por Carlos Dávila

(Fotografías redes sociales de FENIFUT y Sport Action)

Deja un comentario