Radio Universidad Online

Más de 200 mil niños y niñas reciben merienda gracias a la cooperación internacional

Un total de 203 mil 200 niños, niñas y adolescentes reciben dos meriendas calientes durante su asistencia a clases en las escuelas de los municipios afectados por los huracanes Eta e Iota en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) y Jinotega.

La entrega de la merienda es posible, gracias al esfuerzo conjunto del Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés) y de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

Con este aporte de la cooperación internacional, las familias de los estudiantes también reciben paquetes de alimentos para llevar a casa, que contienen 42 libras de arroz, frijoles, harina (y/o maíz) y 1 litro de aceite vegetal para cubrir sus necesidades alimentarias mientras inicia la cosecha de granos básicos.

El Programa Mundial de Alimentos agradeció a COSUDE por la contribución de 865 mil dólares, destinada a reducir la inseguridad alimentaria y nutricional de las familias nicaragüenses más vulnerables.

Desde el 2003, la colaboración de Suiza con Nicaragua a través de WFP, asciende a 13.3 millones de dólares, cuyo destino es principalmente la merienda escolar de los niños, niñas y adolescentes de preescolar, primaria y educación a distancia.

“COSUDE es un socio estratégico que permite a WFP desarrollar de manera ágil operaciones de respuesta tanto en programas de desarrollo como en situaciones de emergencia. Sus aportes fueron muy valiosos para el WFP en la atención inmediata a las familias afectadas por los huracanes Eta e Iota, que golpearon Nicaragua en noviembre pasado” indica una nota de prensa de COSUDE compartida en Managua.

Merienda y alimentos para llevar a casa

“La nutrición es vital siempre, pero la amenaza del coronavirus ha resaltado aún más la necesidad de que la niñez y juventud tengan condiciones físicas óptimas. A esto apunta esta alianza entre WFP y COSUDE”, expresó Jean Gabriel Duss, Director de la Cooperación Suiza en América Central.

Uno de los beneficiados es el niño Samuel González de 10 años y estudiante de segundo grado en la escuela Coliwas, ubicada en la zona rural de Rosita, uno de los municipios del Caribe Norte severamente afectado por Iota, el segundo huracán que afectó Nicaragua en menos de 15 días en noviembre de 2020.

Samuel y su madre, Jerónima González, bajaron de su comunidad para retirar en la escuela Divino Niño, ubicada en una comunidad cercana, el paquete de alimentos que le corresponde a su familia. Otras 556 familias con hijos estudiando en 17 escuelas de la zona también recibían sus paquetes de alimentos.

Las comunidades se han organizado y se trasladan a pie, en caballos, bicicletas, motos y todo lo que es útil para llevar los paquetes de alimentos desde las escuelas hasta sus casas. El personal docente colabora organizando y llevando el control de las entregas, procurando guardar el distanciamiento físico y medidas de bioseguridad para protegerse de la COVID-19.

(Nota de Prensa de WFP)

Deja un comentario